Entre Bits y Chips    Análisis

TCL 10 Pro, si fuera 5G sería la bomba

El terminal estrella de esta temporada del gigante TCL ha alcanzado el nivel de diseño de Samsung o Huawei-Xiaomi con una pantalla de fabricación propia.

14 JUL. 2020 - Madrid
8 minutos

Cuando uno visitaba ferias como el Mobile World Congress o IFA se encontraba sí o sí con gran espacio expositor de TCL, una marca comercial no muy asentada en España pero que se está afianzando como segundo fabricante mundial en el mercado de la televisión.

De hecho, en sus expositores se pueden ver muchos más modelos de pantallas y conceptos de móviles basados en ellas que móviles comerciales. Pantallas taladradas con un único agujero diminuto, con dos perforaciones, con una pero rectangular, con 'notch', 2D, flexibles... y también 3D. Pero TCL es también fabricante de móviles que, hasta hace un año comercializaba bajo el nombre de Alcatel.

El TCL 10 Pro es heredero de esa vertiente de la compañía como fabricante de pantallas y de móviles. Probablemente, toda una demostración y declaración de principios de lo que puede hacer. Es de tecnología AMOLED y es la primera de su marca que se extiende hacia los laterales. Esta técnica de pantalla 3D, utilizada desde hace tiempo por Samsung y más recientemente por Huawei, Xiaomi y otros, tiene la ventaja de que prolonga visualmente la pantalla y el inconveniente de que el agarre suele ser peor. 

Personalmente, este tipo de pantallas 3D creo que no compensan el esfuerzo de fabricación y el incremento de precio. Eso, a pesar de que el TCL 10 Pro aprovecha el borde de la pantalla para lanzar desde una pequeña solapa un menú con las aplicaciones favoritas.

La pantalla de 6,47 pulgadas, probablemente lo más destacable de este móvil, determina todo su diseño. En el frontal tan solo tiene un agujero para asomar la cámara de selfies (gran angular -79,6 grados- sensor de 24 MP, f/2,0 con filtro de fotos y, por supuesto, filtro personalizable de embellecimiento). Eso, junto con el desparrame hacia los laterales le da un ratio de pantalla sobre la superficie frontal total del 93%

La resolución es Full HD+ (1.080 x 2.340 píxeles) y emplea la tecnología NXTVision de TCL para mejorar la reproducción de las imágenes mediante el uso de un procesador dedicado. Netflix lo ha certificado y, a la vez, cumple con los requisitos de la certificación de TÜV Rheinland, un laboratorio que comprueba que no daña la salud ocular: regulación de la emisión azul, tono adaptativo, modo lectura, modo cómodo para la vista... Y también se incluye el modo oscuro, algo que se ha puesto muy de moda y que, a la vez que envía menos luz procedente de la retroiluminación de la pantalla directamente a los ojos, sirve para ahorrar batería.

La trasera es también de cristal, a pesar de que al tacto parace otro material, más cálido al tacto debido al recubrimiento con una película mediante un proceso de depositado en fase vapor (PVD, de Physical Vapor Deposition), que, además, le otorga más resistencia, punto débil de los terminales con traseras de cristal.

En la trasera, TCL ha mantenido el diseño simétrico hasta en las cámaras. Están dispuestas de lado a lado en la parte superior y no sobresalen de la superficie. También es verdad que este TCL 10 Pro es un pelín más grueso que otros modelos de la misma gama: 9,2 milímetros

La principal de las cuatro cámaras traseras es un gran angular con un sensor de 64 megapíxeles y una luminosidad buena (f/1,8), equivalente a un 26 milímetros. Lo acompaña un ultra gran angular (equivalente a un 13 mm) con sensor de 16 millones de píxeles y f/2,4, un macro de 5 MP y un sensor de profundidad de dos.

El procesador es el Snapdragon 675, de Qualcomm, en la parte alta de la gama media y lo acompañan de seis gigas de memoria RAM. La memoria de almacenamiento es de 128 gigas, que se pueden ampliar mediante una tarjeta microSD (ocupará el hueco destinado a la segunda tarjeta SIM).

La batería también está en la parte alta de lo que ofrece el mercado: 4.500 miliamperios, compatible con carga rápida a 18 W (en 35 minutos carga el 50%). El cargador que viene en la caja es el de viaje. También permite carga inversa.

El TCL 10 Pro puede presumir de pantalla, de características de un gama media alta, de diseño, de conjunto de cámaras... pero estamos entrando en la era 5G y no es compatible con esta nueva generación de telefonía móvil. Es cierto que se puede desenvolver perfectamente con terminales 4G (y anteriores), pero la competencia comienza a llegar con modelos 5G en un rango de precio similar: 449 euros. Está disponible en dos colores: gris y verde. Aunque queda más bonito: Ember Gray y Forest Green. Yo he estado probando este último. Y sí es bonito.

Valoraciones                                             

Rendimiento:                               3
Usabilidad:                                   3
Precio:                                          2,5
Resistencia:             2,5                                 
Diseño:                                         3,5
Valoración total:                         3
Valoraciones de  0 a 5