I + D    Coronavirus

Tintas de grafeno para producir tejidos profilácticos para diseñar mascarillas o EPIs

Investigadores de la UAM pueden tener en sus manos la gran barrera física contra el coronavirus. La clave está es una patente desarrollada por el equipo del Centro de Física de la Materia Condensada que permite generar tintas de grafeno con las que producir tejidos profilácticos con los que diseñar mascarillas o EPIs

25 JUN. 2020
3 minutos

El grafeno ha revolucionado la producción industrial desde su descubrimiento en 2010. El “material de Dios” ha mostrado su gran potencial en electrónica o construcción por su alta conductividad térmica y eléctrica y por su dureza, flexibilidad y resistencia. Ahora parece que puede convertirse en el gran aliado en la batalla contra la Covid-19.

Investigadores del Centro de Física de la Materia Condensada (IFIMAC) de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) están trabajando en el desarrollo de nuevas tecnologías para fabricar máscaras de protección y, en general, tejidos más seguros para evitar el contagio por patógenos infecciosos y más concretamente por partículas víricas. La clave del proyecto está en el grafeno. El equipo se basa en “una patente desarrollada en nuestro grupo de investigación, que permite generar ‘tintas de grafeno’” dicen desde la UAM.

En colaboración con expertos del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) y especialistas de la Universidad de Granada, trabajan en la modificación de los tejidos que se emplean para fabricar mascarillas –generalmente el polipropileno– para conseguir acoplar esas partículas de grafeno sin afectar a la capacidad de filtración. “Pretendemos incorporar materiales bidimensionales como grafeno y/o derivados de este, por ejemplo, óxido de grafeno, y generar así una barrera antiviral especializada en SARS-CoV-2”, aseguran los investigadores.

“Nuestro objetivo es desarrollar una técnica simple, escalable y competitiva que ayude a mejorar la efectividad de las mascarillas”, aseguran. Simplificando el proceso, se trataría de “decorar” la mascarilla con las tintas de grafeno para que sirvieran barrera de contención al virus y lograra desactivarlo. El grafeno bien pudiera así convertirse en la ‘criptonita’ de una pandemia que ha puesto en jaque los sistemas sanitarios y económicos del planeta.

El proyecto, liderado por Félix Zamora, Pedro J. de Pablo y Julio Gómez, está impulsado por un consorcio en el que participan grupos del IFIMAC-UAM, el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) y la Universidad de Granada. El proyecto está además por tres empresas españolas: Nanoinnova Technologies S.L. (productora de grafeno y derivados: suministrando estos productos), Non-woven Ibérica S.L. (productora de materiales tejidos no-tejidos: proporcionando estos materiales), y Textil Elástico S.L. (dedicada a la fabricación de productos elásticos ortopédicos, que es quien producirá las mascarillas).