Entre Bits y Chips    Presentación / Apple

Todavía no es la hora de los iPhone 12 con 5G

Apple no da la sorpresa. Ha presentado nuevos relojes, iPads, aplicaciones..., pero se guarda los iPhone para una próxima convocatoria.

15 SEP. 2020 - Madrid
8 minutos

Había cierta diversidad de opiniones entre los analistas y la prensa. Aunque cada vez las presentaciones son menos discretas y para cuando se levanta el telón ya se sabe prácticamente todo, es esta ocasión había cierto margen para que surgiera la sorpresa

En un año normal, la cita de Apple de septiembre habría sido fundamentalmente para presentar los nuevos modelos de iPhone. Pero no estamos en un año normal. El SARS-CoV-2 ha obligado a muchos fabricantes a cambiar el paso. En unas ocasiones por rotura de la línea de suministros y fabricación, en otras por dificultades de comercialización...

La compañía de la manzana ya había avisado de que los iPhone llegarían con un mes de retraso, pero algunos analistas se aferraban a la necesidad de lanzar o, al menos, presentar terminales 5G y esperaban que esa "cosa más" (en alusión al "one more thing" que se ha hecho habitual en las keynotes de la casa de Cupertino) fueran los teléfonos.

Pero no. Tim Cook, director ejecutivo de Apple, lo dejó claro desde el primer minuto de la presentación. "Hoy vamos a hablar de Apple Watch y de iPad". Nunca se sabe lo que puede suceder, pero el guión se cumplió.

En una escenografía dináminca pero sin público, y con vistas del campus de Apple en Cupertino, el primer protagonista fue el nuevo Apple Watch Series 6. La novedad más esperada ha sido la suma de la medición del nivel de oxígeno en sangre al ritmo cardiaco y la función electrocardiograma. El nuevo Series 6 utiliza luz roja e infrarroja para comparar y comprobar la cantidad de oxígeno en un proceso que dura 15 segundos. Otra de las novedades es el altímetro permanente, así como una mejora en la luminosidad de la pantalla siempre encendida.

También saca partido de las posibilidades de la actualización del sistema operativo WatchOS 7 (mañana estarán disponibles las nuevas versiones de iOS, iPadOS, Apple TVOS y WatchOS), como por ejemplo, poder controlar la higiene de manos o la mejor monitorización del sueño

Los precios para el Apple Watch Series 6 arrancan en 429 euros, 100 más si se trata del modelo celular (con función de teléfono). 

Una opción bastante más barata es el Watch SE, que arranca en 299 euros (399 la versión celular). Es una novedad también anunciada por las filtraciones: un reloj bastante más barato con prestaciones del sistema operativo WatchOS 7, pero con hardware anterior. El resultado es un reloj "de entrada" que cuenta con ciertas funciones de salud como las llamadas a emergencias con pulsar un botón o la detección de caídas o el aviso (con envìo de mensaje incluido) de que hay excesivo ruido ambiental, pero sin electrocardiograma ni medición de oxígeno en sangre.

WatchOS 7 permite una funcionalidad interesante: la Configuración familiar. Desde el iPhone de uno de los miembros de la familia se pueden poner en marcha relojes inteligentes para otros miembros de la familia (niños o ancianos) que no lo tienen y que ahora pueden beneficiarse de las características de los relojes inteligentes.

Vinculada con los relojes, Apple lanza Fitness+. De momento no estará disponible en España. Es una aplicación de pago que permite seguir un entrenamiento desde un televisor con Apple TV, un iPhone o un iPad. En sus pantallas se verán en tiempo real los datos que está monitorizando el Apple Watch y, de esta forma, se puede controlar el progreso del entrenamiento. De momento se lanza con ciclismo, remo, yoga, danza, pesas y otros como relajación consciente. La app combina los entrenamientos con música seleccionada por los entrenadores y se puede vincular con las listas de Apple Music. Requiere una suscripción (el precio para los primeros países es de 9,99 dólares al mes).

Una vez descartados los iPhone, el papel de protagonistas de la presentación recaía en los iPad. Dos modelos: un nuevo iPad, el iPad de octava generación, que sorprende por su enorme potencia a pesar de no llevar el último chip de la casa, y el iPad Air de 10,9 pulgadas de pantalla, este sí con el chip A14 Bionic.

Ambas tabletas (Tim Cook se encargó de señalar que para Apple, iPad es una categoría en la que van a seguir insistiendo, entre otras cosas porque han vendido desde que se lanzó hace 10 años más de 500 millones de unidades) no se diferencian sólo por el procesador.

La primera, el iPad a secas mantiene un diseño anticuado, con marcos muy grandes para los últimos lanzamientos. En cuanto al iPad Air, con un diseño en la línea del iPad Pro: con los marcos finos y los bordes rectos, también ha cumplido y retira el lector de huella dactilar Touch ID de la pantalla para trasladarlo al botón de encendido. 

Son diferentes y el precio refleja esas diferencias perfectamente. El iPad de octava generación arranca en 379 euros (519 con módulo de comunicación), mientras que el iPad Air lo hace en 649 euros (789 euros, el celular).

Apple también está reorganizando sus servicios y ha presentado Apple One, un paquete individual en el que se integran Apple Music, Apple TV+, Apple Arcade y 50 GB de almacenamiento en iCloud por 14,95 euros al mes; otro familiar en el que se sube el almacenamiento a 200 GB y se pueden dar de alta hasta seis personas, por 19,95 euros mensuales, y un plan Premier que añade (donde estén disponibles. En España todavía no) Apple News+ y Apple Fitness +.