Especial    ESPECIAL

Un programa europeo para escalar en un mercado fragmentado

Los responsables del EIT Digital Challenge en España nos explican las base de esta competición y su afán por impulsar los ‘scale-ups’ en el Viejo Continente

18 MAY. 2020
7 minutos
Imagen de la pasada edición del EIT Digital Challenge
Imagen de la pasada edición del EIT Digital Challenge / INNOVADORES

Entre las grandes competiciones de empresas disruptivas de base tecnológica, en el Viejo Continente destaca el EIT Digital Challenge. Este instrumento, creado en 2014, ha congregado ya más de 2.000 solicitudes de más de 35 países europeos a lo largo de su trayectoria. 

No en vano, la recompensa para los vencedores es más que notoria:  en la edición de este año, en la que se seleccionarán 20 participantes, la empresa ganadora recibirá un premio de 100.000 euros, mientras que las cinco ganadoras obtendrán acceso al programa de aceleración internacional de EIT Digital, valorado en otros 50.000 euros.

Todo ello enarbolado en torno a cinco categorías (Tech, Ciudades, Industria, Bienestar y Finanzas) que se corresponden precisamente con las áreas de actividad principales de este ente. "Alrededor de estas áreas está organizado todo un ecosistema de cientos de socios, actividades de innovación, scale-ups o programas de formación", detalla a INNOVADORES Francisco Ibáñez, EIT Digital Accelerator Access to Finance Lead in Spain. 

"En la primera de ellas, Digital Tech, un área horizontal que ofrece los cimientos para la mayoría de las futuras soluciones digitales, incluimos temas de inteligencia artificial, ciberseguridad, privacidad, big data, o tecnologías IoT y 5G. La cuestión medioambiental, desde el punto de vista de tecnologías profundas es tan heterogénea y variada que hace uso de todas estas tecnologías para presentar soluciones innovadoras", apunta.

"El EIT Digital Challenge es un complemento importante a la labor de búsqueda de empresas tecnológicas con soluciones disruptivas que realizamos de forma permanente.  Nos permite localizar de forma rápida y eficiente empresas en todos los rincones de Europa, especialmente en mercados en los que no estamos presentes", añade a su vez Jesús Contreras, director de EIT Digital Spain. 


Internacionalización

Esa es la magia diferencial de esta competición frente a otras iniciativas parecidas en el mercado: su foco en compañías especializadas en las llamadas ‘tecnologías profundas’: soluciones técnicamente sofisticadas que a menudo están protegidas legalmente o son extraordinariamente difíciles de reproducir.

En cualquier caso, el EIT Digital Challenge busca negocios digitales con potencial de crecimiento. "Si su start-up tiene una tecnología digital diferenciadora y apunta a un gran mercado potencial, este es el instrumento que puede convertir una empresa local en una multinacional compitiendo a nivel mundial", presume Contreras. "Sabemos que, aunque uno tenga un producto realmente bueno, la velocidad con la cual se logra llegar a nuevos mercados es lo que puede marcar la diferencia". 

En esa línea, la de la internacionalización, es en la que este instrumento resulta particularmente útil. "Uno de los principales activos de EIT Digital es su presencia pan-europea y su profundo conocimiento del ecosistema local de los distintos mercados en la región. Contamos con trece sedes en nueve países y con un equipo de casi treinta expertos en desarrollo de negocio y financiación de empresas tecnológicas repartidos en todas ellas. Adicionalmente contamos con socios en países como Portugal, Polonia y Grecia, con los que podemos abarcar los principales mercados europeos", añade el directivo.

Escalando startups

Es precisamente esa capilaridad y presencia local la que ha permitido a esta aceleradora tener en su red a más de un millar de empresas  "que permite acelerar significativamente el ciclo de ventas de nuestras scaleups. Adicionalmente, el equipo de Access to Finance tiene acceso directo a más de 300 inversores internacionales, tanto fondos de capital riesgo como inversores corporativos", detalla Ibáñez, quien no oculta que esa fase de crecimiento de las empresas es el reto pendiente del Viejo Continente para consolidarse como un hub puntero en innovación digital: "Europa son muchos mercados pequeños y heterogéneos, lo que dificulta que una scale-up o pyme pueda expandirse de manera natural, como lo haría en EEUU o China. Esta dificultad de crecimiento es la causante de la reticencia de los inversores, y no al revés". 

Es por eso "por lo que iniciativas como el mercado único digital o apoyos de instituciones como EIT Digital, que permiten internacionalizar negocios digitales con apoyo local son clave en conseguir negocios valorados más de mil millones, como vemos en otras partes del mundo", señala. 

En su opinión, "cuando consigamos que los negocios puedan operar en todo el mercado europeo de manera ágil y homogénea, también conseguiremos que las inversiones en estos negocios sea atractivas para los inversores, y veremos a inversores apostando por nuestras scaleups en términos comparables a Asia o EEUU".